¿EL DIABLO VISTE A LA MODA?

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Hoy vengo a hablar un poco sobre “El diablo viste a la moda”, película que se convirtió en un clásico para los amantes del cine y de la moda.

Desde que se estrenó en el 2006, todos vimos una vez (o muchas) este mega film que nos abre la puerta al detrás de escena del mundo de la moda. Desde las marcas que se mencionan hasta las actrices y actores que vemos a lo largo de la cinta, esta película es cautivadora desde donde la mires. Con una Meryl Streep poniendo cuerpo y alma a la gran editora de “Runway”, Miranda Priestly, y Anne Hathaway, en el papel de Andy Sachs, una joven más bien inocente y sumisa de su consumidora y egoísta jefa, este film ya se convirtió en un clásico del cine.

Desde su aparición en la gran pantalla, existe el rumor de que el papel de Streep está inspirado en Anna Wintour, editora jefa de la revista Vogue estadounidense; sin embargo, desde el 2006 hasta la actualidad se sigue desmintiendo ese rumor, pero ¿Quién cree realmente que es mentira? Todos sabemos que el mundo de la moda es un lugar lleno de sueños, frustraciones, competencias y exigencias, por eso es que resulta difícil no creer que toda la película es una gran quitada de mascara a ese hermoso y difícil mundo.

Ahora bien, el tema que realmente me interesa hablar y la razón de este texto es: ¿Miranda Priestly es realmente la “villana” de la película? ¿O eso es lo que querían que creyéramos? Por supuesto que las primeras veces que la vi consideraba fuertemente que Miranda era una persona completamente odiable con todas sus actitudes egoístas y despreciables. Pero desde hace un tiempo empecé a ver la película desde otra perspectiva. El gran impulso que tuvo el discurso feminista estos últimos años me hizo replantearme muchas cosas, entre ellas, los distintos mensajes y roles que se dan en la gran pantalla. A partir de esto, comencé a ver la película como con “otros ojos”. Empecé a comprender que, tal vez, el papel encarnado por Meryl Streep no era realmente el malo de toda la película.

Durante los últimos años, se empezó a hablar de “female power” y “girl power”, diciéndonos que las mujeres somos lo suficientemente capaces (y más) de alcanzar todo lo que nos propusiéramos, y en esta película se muestra exactamente eso, que Miranda Priestly es una mujer carácter y personalidad fuerte, que lucha por lo que quiere sin importar qué (opinión de color: no comparto lo que decide hacerle a su amigo Nigel sobre el final de la cinta); como también lo hace el papel de Anne Hathaway, que comienza como una tímida y sumisa joven que solo quiere el trabajo de secretaria de Miranda porque, según una leyenda urbana, “quien pueda soportar a Miranda durante todo un año podría trabajar luego donde quisiera ”, y a pesar de la mala fama que tenía Miranda, Andy (Anne) acepta ese difícil desafío en pos de alcanzar sus sueños, de poder conseguir ese trabajo como periodista que tanto anhela.

Otra de las cuestiones que me hizo replantear todo este movimiento feminista que viene en alza es que, desde siempre, Nate (novio de Andy) fue considerado como el pobre novio que era relegado a un segundo lugar por Andy para satisfacer las “necesidades urgentes” de Miranda. Desde el comienzo sabe lo importante que era para Andy poder conseguir ese trabajo y que sería solo por un tiempo determinado y, pese a que en principio la apoya, luego de un breve tiempo comenzó a decirle, a incitarla a renunciar, sabiendo la importancia que representaba durar en ese empleo. Luego de un tiempo eso dejó de importarle porque Andy se la pasaba trabajando y saciando los pedidos de Miranda y no tenía tiempo para él. Por un lado, es comprensible su sentimiento de abandono, pero sabía que sería solo por un tiempo y lo importante que era esto para Andy.

Por esto, empecé a preguntarme ¿El diablo viste a la moda? ¿O el diablo realmente usa jeans y delantal? (Recordar que Nate trabajaba como chef).

Mi palabra no es la verdad absoluta ni palabra santa, solo creo que es importante abrir paso a nuevas percepciones de estos clásicos del cine y, pese a esta nueva perspectiva que estoy teniendo, voy a seguir mirando y amando esta gran y hermosa película y me van a seguir encandilando sus looks, las calles de Nueva York y el mensaje que, para mí o al menos a mí, me transmite.

Eso es todo por este post! Si vieron la película y quieren dejar su opinión me encantaría leerlas. ¡Besos!

Cami

Sígueme
Cami Raggio
Cami Raggio

Find me on: Instagram

Compartir en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.