Hecho en Argentina: Toronto

En esta edición entrevistamos a Samanta Sánchez, fundadora de la marca de diseño “Toronto”. Charlamos sobre sus inicios, cómo es el proceso de diseñar y cómo ve al diseño argentino actual en el contexto de cuarentena. Leé la nota y enterate todos los detalles. 

– ¿Cómo fueron los inicios de tu marca?

Empecé con Toronto en el  año 2018; antes de este emprendimiento manejaba una feria americana y esto despertó en mí un interés por aprender sobre corte y confección para poder intervenir y darles un toque más moderno a las prendas que compraba y revendía. Por este motivo, comencé a estudiar la carrera de Diseño de Indumentaria, donde también aprendí a utilizar las máquinas de coser y además a diseñar. Así, empecé a confeccionar para mí principalmente vestidos con una estética que no conseguía en otros lados, todos con inspiración vintage. Al principio las ventas no eran muchas, pactaba punto de encuentro con cada clientx y trabajaba a pedido. De a poco fui participando en ferias, lo que me llevó a tener que contar con stock disponible pero siempre y hasta el día de hoy es muy limitado. Me gusta la idea de prendas únicas y que cada unx se lleve algo especial. 

Por diferentes motivos dejé el proyecto abandonado por unos meses, principalmente por la incertidumbre que se genera cuando se empieza algo nuevo y todo lo que eso significa. Luego de un año, decidí apostar y poner todo lo necesario para seguir avanzando. De esta manera, llegué a formar parte de un showroom y el compromiso con la marca fue mucho mayor. Estoy muy contenta con todo lo que se generó, el apoyo de la gente y lxs clientxs que vuelven a elegir a Toronto son un empujoncito a seguir creciendo y mejorando cada día.

–   ¿Cómo es el proceso de diseñar una prenda?

El proceso de diseñar  no siempre es igual: a veces junto una idea de prendas para la colección en mi cabeza y luego me siento a  desarrollarlas todas juntas, haciendo  los bocetos en papel de cada una, viendo detalles, qué paleta de colores me gustaría usar, tipo de telas, etc. Otras veces primero compro telas que me gustaría usar y diseño a partir de eso que ya elegí.

 Ambos procesos son diferentes y me permiten  desarrollar la creatividad de distintas formas; creo que está bueno permitirse jugar y explorar todas las maneras de crear.

– ¿Cuáles son tus inspiraciones a la hora de crear? 

Mis inspiraciones surgen a partir de todo lo que consumí a lo largo de mi vida, desde los dibujitos que miraba cuando era chica hasta las películas y música que escuché durante la adolescencia y los gustos que tengo hoy en en día, que se van transformando siempre. Además me gusta mucho la moda de los años 60/70/90 y la uso como base a la hora de pensar en un diseño. Me gusta que las prendas transmitan un toque de nostalgia pero que al mismo tiempo puedan ser combinadas con lo que sea tendencia en ese momento y con los gustos de cada unx, dándole un toque diferente a cada outfit. 

  • ¿Cuáles son las premisas de tu marca? 

 Lo más importante para mí es que todxs se sientan cómodxs y representados por lo que usan, por eso todos mis diseños pueden personalizarse. Disfruto mucho cuando unx clientx viene, me cuenta lo que le gusta y creamos juntos la  prenda ideal para cada unx. Es un método de creación diferente, que se hace en conjunto y teniendo en cuenta las diferentes necesidades y los resultados suelen ser hermosos. Creo que tiene un valor especial cuando se puede participar de alguna manera de la creación y saber que se lleva una prenda única.

Por otro lado, nunca nadie se queda sin llevarse lo que quiere por los talles, manejo una tabla que trata de abarcar todas las medidas posibles y también trabajo a medida.

 Lo más importante es lo que se transmite como marca en estos tiempos en donde estamos siendo más conscientes de nuestros consumos, dejando en claro que la ropa es para todes y garantizando al otrx que se lleva una prenda hecha 100 por ciento a mano y libre de trabajo esclavo. 

  • ¿Cómo ves al diseño argentino actualmente en el contexto de cuarentena? ¿Cómo estuviste trabajando?

 Realmente trabajar durante la cuarentena creo que es complicado para la gran mayoría, la incertidumbre de no saber qué va a pasar mañana y cómo seguir se nos hizo bastante difícil para todxs lxs emprendedorxs. 

En mi caso particular me costó el poder organizarme, por lo menos las primeras semanas. Me quedé sin la posibilidad de desarrollar, como tenía planeada, la colección para el otoño/invierno. Tuve que adaptarme a seguir con lo que podía conseguir y lo que ya tenía, decidí dejar de realizar stock y manejarme únicamente por pedido. En un principio ni siquiera estaba la posibilidad de realizar envíos, por eso fue fundamental el apoyo de la gente que decidió bancar y realizar compras retirando los productos post cuarentena. Tener el taller en casa me permitió seguir trabajando un poco, dentro de las posibilidades que tenía. También me ayudó un montón a pasar la ansiedad de los días, a veces con más o menos ganas pero siendo consciente de la situación tan particular que estamos pasando. 

Ahora estoy en un nuevo proceso de adaptación con las nuevas flexibilizaciones y la suma de más herramientas para seguir trabajando, como por ejemplo los envíos y la posibilidad de realizar compras online de los insumos necesarios.

 La idea es salir de esta cuarentena con nuevas ideas para seguir haciendo crecer la marca ya que atravesar todo esto como emprendedor te ayuda a reinventarte y sumar habilidades para superar los altibajos que se puedan llegar a presentar. 

-¿Qué le dirías a alguien que todavía no se anima a empezar su proyecto? 

Mi consejo para quienes quieran empezar su propio emprendimiento, de lo que sea, seguramente sea un poco básico pero es que se animen. Tenemos la posibilidad de llegar a todos lados y a un montón de gente a través de las redes sociales que son una herramienta fundamental para lxs que manejamos nuestras marcas. No hay que frenarse por algo que no se sabe, se va aprendiendo y mejorando todos los días. 

Cada unx encuentra la manera que más le sirva para trabajar y a partir de eso se va desarrollando como emprendedorx. Lo bueno de esto es que no hay reglas y se puede trabajar de la manera que unx quiere/puede. Por suerte el trabajo autogestivo está ganando espacio y es cada vez más la gente que prefiere comprarle a un emprendedorx, así que las posibilidades son mucho más amplias que hace algunos años atrás. La constancia y el no desanimarse cuando las cosas no salen como planeamos son fundamentales.

¿Te quedaste con ganas de ver más diseños? Mirá la galería

Seguí a Toronto en instagram: @tiendatoronto

¡Gracias por leer! ¡Hasta la próxima!

Nazarena Erre (@nazarenaerre)

Sígueme
Naza Erre
Naza Erre
Compartir en

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.